Usurpación: restitución de la posesión en sede penal, tipicidad y posesión pacífica [Casación 702-2019, Cusco]

0
370
Usurpación: restitución de la posesión en sede penal, tipicidad y posesión pacífica

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL PERMANENTE

Usurpación, determinación conjunta de la pena y la reparación civil, y restitución de la posesión en sede penal.

En los procesos judiciales por el delito de usurpación, siguiendo la perspectiva del bien jurídico tutelado, no concierne dilucidar la licitud de la posesión, sino, únicamente, si esta ha resultado pacífica.

En las causas penales se acumulan pretensiones punitivas, indemnizatorias y resarcitorias. Por esta razón, de acuerdo con los artículos 92 y 93 del Código Penal, la reparación civil “se determina conjuntamente con la pena [sic]” y comprende, entre otros, “la restitución del bien o, si no es posible, el pago de su valor [sic]”.

De acuerdo con el artículo 11, numeral 2, del Código Procesal Penal, el resarcimiento abarca tres tipos de reclamaciones: restitutorias, indemnizatorias y anulatorias.

A partir de lo expuesto, se aprecia que si el proceso penal seguido contra AURELIA DELGADO MEDINA culminó con una decisión condenatoria (en la que se reconoció expresamente que perpetró una acción delictiva consistente en despojar del ejercicio legítimo de la posesión de un predio determinado al agraviado Antonio Casa Ccarhuarupay), se le impuso una pena privativa de libertad suspendida y se fijó la indemnización dineraria respectiva, es evidente que la restitución del bien inmueble usurpado debió disponerse como una obligación integrante de la consecuencia civil.

[Lee también: Usurpación y el derecho a la defensa posesoria [Casación 397-2020, Cañete]  

No se han constatado las excepciones establecidas por la jurisprudencia para justificar la falta de reposición inmobiliaria. Lo relacionado con el origen del título de propiedad o posesión debe ser ventilado en la vía civil correspondiente.

De este modo, al no requerirse un nuevo debate judicial, se emitirá una sentencia de casación sin reenvío, conforme al artículo 433, numeral 1, del Código Procesal Penal. La sentencia de vista será casada y, actuando en sede de instancia, se confirmará la sentencia de primera instancia, en cuanto dispuso la restitución del bien inmueble ilegalmente usurpado.

En consecuencia, el recurso de casación interpuesto por el ACTOR CIVIL (en representación de Antonio Casa Ccarhuarupay) se declarará fundado.

SENTENCIA DE CASACIÓN

Lima, trece de abril de dos mil veintiuno

VISTOS: el recurso de casación interpuesto por el ACTOR CIVIL (en representación de Antonio Casa Ccarhuarupay) contra la sentencia de vista del dos de junio de dos mil diecisiete (foja 340), emitida por la Primera Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de Cusco, en el extremo que no confirmó la sentencia de primera instancia del cuatro de octubre de dos mil dieciséis (foja 138), que dispuso la restitución del bien inmueble  objeto de delito; en el proceso penal seguido contra AURELIA DELGADO MEDINA como autora del delito contra el patrimonio-usurpación, en agravio de Antonio Casa Ccarhuarupay.

Intervino como ponente el señor juez supremo Coaguila Chávez.

FUNDAMENTOS DE HECHO

§ I. Del procedimiento en primera y segunda instancia

Primero. Según el requerimiento del veintiuno de agosto de dos mil catorce (foja 2 en el cuaderno respectivo), el representante del Ministerio Público formuló acusación contra AURELIA DELGADO MEDINA por el delito de usurpación, en agravio de Antonio Casa Ccarhuarupay.

Los hechos fueron calificados en el artículo 202, primer párrafo, numeral 2, del Código Penal. Se solicitó la imposición de cuatro años de pena privativa de libertad, suspendida en su ejecución por el plazo de tres años, así como el pago de S/ 4000 (cuatro mil soles) como reparación civil y la restitución del inmueble despojado.

Segundo. Llevado a cabo el juicio oral, mediante sentencia del cuatro de octubre de dos mil dieciséis (foja 138), el Juzgado Penal Unipersonal condenó a AURELIA DELGADO MEDINA como autora del delito de usurpación, en agravio de Antonio Casa Ccarhuarupay, a dos años de pena privativa de libertad suspendida en su ejecución por el plazo de un año, fijó como reparación civil la suma de S/ 4000 (cuatro mil soles), que deberá abonar a favor del agraviado y dispuso “la restitución del lote F-23 [sic]”.

Tercero. Contra la mencionada sentencia, AURELIA DELGADO MEDINA y el ACTOR CIVIL (en representación de Antonio Casa Ccarhuarupay) interpusieron los recursos de apelación del once de octubre de dos mil dieciséis (fojas 157 y 152). Dichas impugnaciones fueron concedidas por autos del treinta de enero de dos mil diecisiete (fojas 162 y 155). Se dispuso elevar los actuados al superior jerárquico.

[Lee también: Usurpación agravada: Presunción de inocencia [Recurso de Nulidad 1976-2019, Lima Este]    

Cuarto. En la audiencia de apelación, según emerge del acta respectiva (foja 295), no se incorporaron ni actuaron medios probatorios. En lugar de ello, se expusieron las alegaciones de las partes procesales intervinientes, se realizaron los interrogatorios tanto de AURELIA DELGADO MEDINA como del agraviado Antonio Casa Ccarhuarupay y se efectuó la oralización de la prueba documental.

A su turno, a través de la sentencia de vista del dos de junio de dos mil diecisiete (foja 340), la Sala Penal Superior confirmó la sentencia de primera instancia, en el extremo que condenó a AURELIA DELGADO MEDINA como autora del delito de usurpación, en agravio de Antonio  Casa Ccarhuarupay, a dos años de pena privativa de libertad, suspendida en su ejecución por el plazo de un año, y fijó como reparación civil la suma de S/ 4000 (cuatro mil soles), que deberá abonar a favor del agraviado; sin embargo, sobre la restitución, determinó lo siguiente: “Sin perjuicio que el agraviado haga valer sus derechos reales sobre el bien en la vía que corresponda [sic]”.

Sobre el último aspecto del fallo, se precisó:

Los cargos imputados a la acusada han quedado demostrados con suficiencia, no solo con su confesión, sino también con todo el caudal probatorio incorporado y valorado en el proceso […] Sin embargo, también es necesario precisar que al ser interrogado el agraviado por el Tribunal respecto del origen del título que le otorga el derecho de posesión sobre el bien en litigio, no supo dar respuesta convincente, por tanto, este hecho debe ser tomado en cuenta al momento de resolver el presente caso considerando que la acusada ha invocado en todo momento derechos de propiedad sobre el terreno cuestionado presentando el título de propiedad [Cfr. considerando decimotercero].

Quinto. En primera y segunda instancia se declaró probado lo siguiente:

5.1. El quince de septiembre de dos mil trece, AURELIA DELGADO MEDINA y dos personas desconocidas derribaron el cerco perimétrico de adobe colindante con el lote matriz de la Asociación Pro Vivienda Tipo Huerta San Antonio, distrito de San Sebastián, provincia y departamento de Cusco. En este lugar se encontraba la puerta de acceso al terreno del agraviado Antonio Casa Ccarhuarupay, en el que había construido una media agua de tres metros cuadrados, que utilizaba como dormitorio para criar gallinas y cuyes.

5.2. Después, el once de diciembre de dos mil trece, AURELIA DELGADO MEDINA y otros sujetos no identificados desmontaron la mencionada edificación, despojaron definitivamente de la posesión a la víctima Antonio Casa Ccarhuarupay y no le permitieron el acceso.

5.3. Posteriormente, el doce de febrero de dos mil catorce, el Ministerio Público efectuó la constatación correspondiente, según la cual, el predio no contaba con paredes ni existía la aludida cimentación y solo se evidenció terreno afirmado.

[Continúa…]

[También te puede interesar: Desalojo preventivo, usurpación clandestina y congruencia procesal [Casación 1063-2019, Moquegua]

Descarga el PDF completo aquí