Variación de medida coercitiva de prisión preventiva en el contexto del Covid-19 [Casación 2680-2021, La Libertad]

0
606
Medida-coercitiva-de-prisión-preventiva-Covid-19

Loading

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL PERMANENTE

Variación de medida coercitiva. COVID-19 

Sumilla: 1. Un elemento de las medidas de coerción es su provisionalidad, y una de sus características es que, durante la pendencia del proceso declarativo de condena, pueden finalizar o transformarse en distintas medidas, si se modifican el presupuesto y/o los requisitos que justificaron su adopción, lo que es concreción de la regla rebus sic stantibus [artículo 255, apartado 2, del CPP]. Por tanto, con independencia de cuál es la medida impuesta y si se ejecutó o no, lo trascendental es examinar si se presentan nuevas circunstancias tras el dictado de la medida de coerción que determinan un cambio en la situación jurídica anteriormente apreciada desde el presupuesto o desde los requisitos.

2. En la actualidad si bien sigue la declaratoria de emergencia nacional hasta el veintiocho de agosto de dos mil veintidós, conforme al Decreto Supremo 003-2022-SA, de veintiuno de enero de dos mil veintidós, lo que ha variado es la evolución de la pandemia y el curso y efectividad de la vacunación, de suerte que la última norma: Decreto Supremo 063-2022- PCM, de nueve de junio de dos mil veintidós, continuó con la línea de autorizar más actividades productivas y sociales, así como de funcionamiento de los organismos públicos. 

[Lee también: TC: Prisión preventiva en casos de organización criminal  [Sentencia 67/2022 ]

3. A día de hoy, la situación por la pandemia de la COVID-19 no es la misma y, además, el imputado no está interno en un Establecimiento Penal, por lo que debe dilucidarse su situación jurídica en función al actual estado de cosas. No son de aplicación las reglas del Decreto Legislativo 1513, de cuatro de junio de dos mil veinte, pues su ámbito de aplicación se circunscribe a internos, procesados y penados. 4. Por el estado de contumacia del imputado, no es posible una evaluación integral de su estado de salud con los exámenes auxiliares correspondientes por los equipos del INPE o del Instituto de Medicina Legal. Por ello, más allá de la causa de pedir planteada (comparecencia con restricciones o detención domiciliaria) –que siempre ha de ser observada desde una perspectiva amplia y favorable a la necesidad de revisar una medida por variación del presupuesto o de los requisitos que la determinaron, lo central para dilucidar su solicitud es que la constancia médica particular que ha presentado no permite establecer su situación de especial vulnerabilidad respecto de su salud.

Lima, uno de septiembre de dos mil veintidós.

VISTOS; en audiencia privada: el recurso de casación por las causales de inobservancia de precepto constitucional y violación de la garantía de motivación, interpuesto por el encausado IGNACIO VIDAL FLORES POZO contra el auto de vista de fojas sesenta, de cuatro de septiembre de dos mil veinte, que confirmando el auto de primera instancia de fojas veintiséis, de cinco de junio de dos mil veinte, declaró improcedente la solicitud de variación de medida de prisión preventiva por comparecencia; con todo lo demás que al respecto contiene. En el proceso penal seguido en su contra por delito de violación sexual real en agravio de C.L.A.L. Ha sido ponente el señor SAN MARTÍN CASTRO. 

[Lee también: Prisión preventiva y hábeas corpus traslativo [Expediente N.º 2915-2004-HC/TCL]

FUNDAMENTOS DE HECHO 

PRIMERO. Que por resolución dos de fojas ciento veintitrés, de treinta y uno de diciembre de dos mil dieciocho, se dictó mandato de prisión preventiva por el plazo de nueve meses contra el encausado IGNACIO VIDAL FLORES POZO. Esta resolución fue confirmada por el auto de vista de fojas ciento treinta, de uno de abril de dos mil diecinueve. 

Luego de la confirmatoria de la prisión preventiva, más de un año después, con fecha cuatro de junio de dos mil veinte, mediante escrito de fojas dos, el citado encausado solicitó variación de dicha mediada coercitiva. Instó se le varíe por comparecencia con restricciones. Alegó que sufre de asma y que, según la normativa expedida a raíz de la pandemia de la COVID-19, este padecimiento es considerado un factor de comorbilidad para la enfermedad; que la situación de emergencia y el aislamiento decretado ya se han constituido en una medida coercitiva. Adjuntó copia simple del certificado médico que indica que sufre de crisis asmática crónica. 

Cabe precisar que la medida de prisión preventiva, hasta la fecha, no se llegó a ejecutar, pues el citado encausado continúa en la situación de no habido, a quien por resolución del Primer Juzgado Penal Colegiado Supraprovincial de Trujillo, de diecisiete de noviembre de dos mil veintiuno, se le declaró reo contumaz y se archivó provisionalmente el proceso hasta que se le ponga a disposición de la justicia. 

SEGUNDO. Que el Tercer Juzgado de la Investigación Preparatoria de Trujillo expidió el auto de primera instancia de fojas veintiséis, de cinco de junio de dos mil veinte, que declaró improcedente la variación de la medida de prisión preventiva. Estimó que: (i) la variabilidad de las medidas de coerción está en función a la estabilidad o al cambio que haga posible su adopción; (ii) el caso de los presos preventivos, respecto de los que no existe una declaración judicial de culpabilidad, más allá de los supuestos de cesación, no responde a una cuestión de legalidad, sino a la necesidad de su interpretación y aplicación en clave de derechos humanos, esto es, una interpretación pro homine, con proporcionalidad, salubridad, y en el contexto de la emergencia sanitaria, pero la sola existencia de la pandemia no disminuye ni elimina el peligro procesal ya que solo tiene carácter temporal –la pandemia por sí sola no puede considerarse como elemento de convicción relevante para reducir el riesgo de fuga o perturbación probatoria establecido en la prisión preventiva–; 

[Continúa…]

[También te puede interesar: Cuadernillo de jurisprudencia sobre libertad personal y prisión preventiva (parte I)]

Descarga el PDF completo aquí